Deep Agro

Más de la mitad de las verduras que llegan a los mercados centrales de Argentina se tienen que desechar. Con la inteligencia artificial como aliada, Juan Manuel y su equipo quieren solucionar el problema de raíz.

Con el objetivo fijo de hacer más eficiente el uso de agroquímicos y otros insumos productivos en la producción hortícola aprovechando la tecnología disponible, Juan Manuel Baruffaldi y su equipo de trabajo desarrollaron una idea espectacular: se trata de un dispositivo de reconocimiento de malezas a través de inteligencia artificial que permite realizar una pulverización focalizada. Es un equipo que se puede instalar en las alas de cualquier fumigadora y que a través de un software, que utiliza técnicas de inteligencia artificial llamado Deep Learning, detecta las malezas. Las cámaras instaladas van tomando imágenes del lote y son procesadas en tiempo real, lo que permite diferenciar una maleza del cultivo y así la fumigadora abre o cierra los picos de fumigación a medida que va avanzando, en lugar de fumigar sobre la totalidad del lote.

Más de la mitad de las verduras que llegan a los distintos Mercados Centrales de Argentina se tienen que desechar, entre otras razones, por contener exceso de pesticidas, herbicidas y fungicidas. Esto se debe a que los productores agropecuarios no disponen de las herramientas adecuadas que les permitan hacer más eficiente el uso de agroquímicos, lo que también repercute en sus finanzas, Otro de los problemas que esto genera es que a mayores dosis de herbicidas, mayor resistencia desarrollan las malezas a los mismos, generando así un círculo vicioso.

Gracias al sistema de DeepAgro, se pueden ahorrar en costos  de agua y productos químicos, lo que a su vez sirve para cuidar el medioambiente. Si bien hoy la solución está desarrollada para cultivo de soja, en cultivos la papa, batata, cebolla y lechuga es donde se pueden obtener las mayores ventajas ya que se realizan hasta 23 aplicaciones de herbicidas por campaña de forma tradicional. ¡Las reducciones pueden ser hasta de un 70%!

Lo bueno de este sistema es que se adapta al contexto del productor hortícola medio y de bajo costo ya que se adapta a todo tipo de  marca de pulverizadora y a la larga mejora sus finanzas con lo que ahorra. Todo esto sin necesidad de capacitaciones, puesto que el sistema es automático. Y por supuesto, esto trae enormes beneficios para los consumidores finales ya que se reduce el porcentaje de productos químicos en frutas y verduras de consumo masivo, disminuyendo así el riesgo de contraer enfermedades.

El proyecto está en etapa piloto y a mediano plazo su objetivo es producir  y comercializar su sistema.

Estamos investigando constantemente nuevos cultivos para trabajar. Quizá, hoy en día la solución más rápida y fácil es aplicar en la totalidad del lote, pero la más beneficiosa para el productor es aplicar únicamente sobre las malezas.